uturivera

educacion tecnica

=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=
HOME
INFORMACIONES
CURSOS
LINKS
CICLO BÁSICO
EMT
EMP
Terciarios
FÍSICA
MATEMÁTICA
CIENCIAS
EXPERIMENTALES
LECTURAS
CONTACTO
CONTADOR DE
VISITAS
***

 
Principal     Cursos     Informaciones

 

Sinergia de la enseñanza técnica y de la enseñanza tecnológica
Montevideo 12-04-2006 de cara a la nueva Ley de Educación

Porqué las técnicas: porque queremos un país artesanalmente e industrialmente productivo, porque la sola capacidad de producir servicios no hace a un país digno y mínimamente autosuficiente y soberano. Si no: ¿porqué potencias turísticas como España se empeñan también en ser potencias industriales? Las técnicas entonces (conjunto de procedimientos repetitivos o casi repetitivos) , porque en definitiva toda producción se expresa finalmente en la aplicación de técnicas concretas.

Porqué la enseñanza de las técnicas (también llamada formación profesional): porque las técnicas y los procedimientos que implican las mismas deben ser mostrados por nuestros docentes (son parte de la experiencia social y culturalmente adquirida). Esto, más la puesta en práctica de las mismas, en talleres y laboratorios adecuados, por parte de los estudiantes, completan el proceso de enseñanza-aprendizaje. Porque el no dominio de las técnicas o un manejo pobre de las mismas redundará sin lugar a dudas en problemas serios a la hora de la producción.

Porqué las técnicas y la enseñanza de las mismas contribuyen a la tecnología y a su enseñanza; porque la tecnología implica la reflexión sobre las técnicas, siendo imposible reflexionar sobre algo que no se conoce. Por otra parte si los cursos técnicos se imparten en la misma institución donde se imparten los cursos que hacen más énfasis en lo tecnológico, de algún modo se garantiza que éstos estarán con los pies en la tierra; dicho de otro modo: es más difícil que su faceta técnica sea demasiado superficial. El porqué se ofertan cursos diferentes, unos con más hincapié en lo técnico y otros con mayor hincapié en lo tecnológico pensamos quedó suficientemente fundamentado en nuestra cartilla, titulada “Quiénes somos nosotros”.

Porqué la tecnología: porque esta reflexión a que hacíamos referencia tiene que ver tanto con la elección de la técnica más adecuada en cada caso, como con la modificación de alguna de las técnicas existentes a los efectos de adaptarla o recrearla en torno a una situación productiva específica, así como también al cálculo, diseño e investigación necesarias en todo lo que tiene que ver con la ingeniería de aplicaciones o ejecución. Siendo evidente que un mal manejo de la misma o su inexistencia desviará el diseño y ejecución de los procesos productivos en muchos casos, provocando pérdidas importantes. Por otra parte pensamos como Pablo Freire que los latinoamericanos debemos ser hipercríticos, dada nuestra situación de atraso, marginación y contaminación entre otros, en muchos aspectos, y siendo además que la situación se torna más compleja aún, cuando comprobamos que somos poseedores de un importante tesoro cultural a defender y rescatar (herencia ibérica, indígena y africana). Pensamos entonces que no solo la reflexión que implica la tecnología es importante sino que también debemos estar imbuidos de un enfoque CTS (cruce de variables Ciencia, Tecnología y Sociedad).

Porqué la enseñanza de la tecnología: porque crear y recrear ese espíritu crítico, reflexivo es una tarea del docente y de la escuela, bien sirviendo de soporte consultivo durante la ejecución de proyectos por parte de los estudiantes, bien poniendo a disposición de los mismos herramientas de cálculo y diseño que los harán más efectivos y autosuficientes, bien promoviendo en el aula esa discusión tan enriquecedora. Porque también la formación humanística impartida en los cursos que hacen más énfasis en la tecnología colabora y en mucho con esa actitud reflexiva y con el enfoque CTS.

Porqué la tecnología y la enseñanza de la misma contribuyen con las técnicas y su enseñanza: porque la existencia de un proceso reflexivo antes y durante el proceso de ejecución técnica, hará que este proceso tenga mayores probabilidades de ser efectivo, de tener resultados ciertos y aumentará las posibilidades de que las técnicas usadas resulten menos efímeras. Por otra parte, las conclusiones técnicas a que arribemos luego de este proceso de reflexión tecnológica sin lugar a dudas serán más creíbles y contarán de seguro con mayor respaldo social, asunto este no menor a la hora de llevar a la práctica los procesos productivos. La enseñanza tecnológica contribuye entonces con la enseñanza técnica (y con mayor razón si ambas se imparten en la misma institución), en primer término dándole más credibilidad a la escuela a nivel social (dando garantías de que las técnicas enseñadas no son obsoletas y de que serán aplicadas con criterios mínimos críticos, por parte de todo el estudiantado, ya sea que su currículo apunte más a lo técnico que a lo tecnológico o viceversa). Es bueno destacar también que los institutos que imparten enseñanza tecnológica están en mejores condiciones de investigar y por lo tanto de aportar a los cursos técnicos, nuevas técnicas y nuevas formas de aplicar las ya conocidas.

Para finalizar esta primera parte de este trabajo, sería bueno concluir en que la enseñanza Técnica y Tecnológica es mucho más que la suma de ambas (o de los distintos cursos que hacen más hincapié en una o en otra) puesto que la presencia de una sirve de fundamento y potencia a la otra y viceversa, de ahí que usáramos la palabra Sinergia en el encabezado de este aporte: (proceso sinérgico es aquel en que dos agentes actúan simultáneamente para potenciar el efecto y función mutuos. La palabra viene del griego “érgos” -trabajo, esfuerzo- y del latín “sin” – con, junto con-).

Un ejemplo: Técnica y Tecnología, enfoque CTS; no hace mucho tiempo las autoridades comunales llegaron a una alternativa en cuanto al sistema de recolección de residuos se refiere. Es bueno señalar que seguramente ésta no era la única, ni necesariamente la mejor (tampoco estamos diciendo aquí que no era la mejor alternativa).
Veamos; la alternativa adoptada, consta esencialmente y a grandes rasgos de tres partes definitorias; 1- contenedores cerrados, 2- camiones importados (casi seguro extrarregionalmente) automatizados y de alto costo 3- depósito de los residuos en alguna zona suburbana. Algunas de la alternativas posibles:
parte 1; contenedores abiertos (más fáciles de limpiar usando métodos y técnicas menos sofisticadas, accesibles a recolectores manuales –disminuiría la desocupación– menos concentración de gases insalubres en el momento de depositar los residuos por parte del vecino y como contrapartida más accesible a insectos y a animales callejeros, etc.). Otra opción: contenedores cerrados que, una vez destapados en forma manual puedan ser más accesibles para los recolectores manuales, etc.

Parte 2; camiones menos sofisticados de producción regional con posibilidades de ser modificados por nuestros Técnicos e Ing. Tecnológicos - mayor valor agregado nacional en el proceso- usando tal vez diferentes técnicas electromecánicas, por ejemplo, técnicas mecánicas para la transmisión del movimiento como cadenas, pueden resultar menos costosas y más fáciles de fabricar que las cremalleras o los tornillos, aunque más imprecisas (habría que estudiarlo). Otra: sistema de transporte mediante acoplados a las bicicletas de los recolectores manuales, bolsas de distintos colores para diferentes tipos de residuos, etc –no olvidemos que otras naciones, convirtieron en determinados períodos de la historia, su mano de obra ociosa, en una verdadera maquinaria humana, como es el caso de China, por ejemplo. Esto podría suponer menos problemas sociales, menos delincuencia, posibilitando la acumulación primitiva de capitales que harían posible pasar luego a técnicas más sofisticadas dentro de procesos totalmente automáticos y con menor endeudamiento externo. Es bueno aclarar que usar técnicas más próximas a “lo manual” puede implicar mayor esfuerzo físico, más sufrimiento de las contingencias climáticas, además de apartar a más hombres de tareas intelectuales mejor remuneradas a nivel mundial y que le devuelven una mejor imagen de si mismo, como seres capaces física, manual e intelectualmente. Aquí, cabe señalar que una técnica y/o procedimiento inválido para un quinquenio puede ser válido en el siguiente.

Parte 3; si se opta por medios de transporte menos costosos puede ser posible el traslado de esta inversión al procesamiento de los residuos en el lugar final de depósito, para producir abono, por ejemplo. Es de suponer que aquí un mayor grado de automatización puede a la vez de facilitar la tarea no crear por lo menos un nuevo problema social (más desocupados) pues esta actividad no existía antes. Podrían ser del caso entonces, bandas transportadoras, uso de sensores, uso de actuadores neumáticos, todo esto para la clasificación y procesamiento, bajo el control y toma de decisiones a cargo de pequeñas lógicas cableadas e incluso de PLC (Controladores Lógicos Programables) o simplemente de PC (Computadoras Personales) que por ser de uso y fabricación más universal que los PLC pueden dar tal vez mayor independencia tecnológica, “más soberanía”.

Las conjeturas hechas, son sólo eso, conjeturas, pero creemos nos sirven de ejemplo en cuanto a la necesidad de cruzar variables, ciencia, tecnología, técnicas, procesos productivos y sociedad.

Todo lo antes dicho justifica y apoya la diversidad de la oferta educativa de nuestra Universidad del Trabajo del Uruguay, por lo menos en su contenido mas allá de las diferencias que puedan existir, en cuanto a las distintas denominaciones; en donde un Ciclo Básico levemente técnico y tecnológico sirve de soporte imprescindible para los cursos superiores; donde los cursos que hacen más énfasis en la Tecnología, son complemento de los que hacen más énfasis en la Técnica; donde la formación humanística que ofrecen los mismos complementa el enfoque CTS imprescindible para nuestros profesionales y para nuestra sociedad; donde el desarrollo de proyectos fortalece y garantiza la capacidad autogestionaria y la independencia conceptual de nuestros futuros profesionales y por último, justifica y apoya las fortalezas en cálculo y en diseño, sobre todo en nuestros cursos tecnológicos superiores (como es el caso de nuestros Ingenieros Tecnológicos y de nuestros Tecnólogos) al ser éstas la base imprescindible de las adaptaciones de técnicas y máquinas, así como del desarrollo de otras nuevas a que más arriba hacíamos referencia.

Por último y de cara a la nueva Ley de Educación; como todo desarrollo y fundamentación teóricos pueden llegar a carecer de sentido, si no encuentran su aplicación práctica en procesos y coyunturas concretas, es que pensamos que lo antes dicho se debe reflejar en que:
1- ha llegado la hora de terminar con la discriminación que ya comenzaba cuando finalizando la enseñanza primaria, se aconsejaba a los estudiantes de bajo rendimiento seguir sus estudios en la UTU
2- se debe abandonar de una vez por todas la división entre trabajo manual e intelectual, siendo evidente que el retiro de las componentes más “pensantes” de la oferta educativa de UTU implica de algún modo la mutilación intelectual de los hijos de los trabajadores y de los trabajadores, quienes han dado sobradas muestras tanto en el ámbito estatal como privado, de su capacidad creativa, aún en las peores condiciones presupuestales y de falta de autonomía.
Por otra parte existen experiencias internacionales que no aconsejan retirar los cursos Tecnológicos de los Politécnicos y de las Universidades Tecnológicas como UTU. Esto se debe a que fuera de su ámbito natural o bien fracasan o bien terminan fagocitando a las instituciones que los reciben (desalentando investigaciones de mayor alcance) y también a que son carreras exitosas dentro de las Universidades Tecnológicas, haciendo a estas instituciones exitosas también. En relación con esto es bueno señalar que existen estudios internacionales importantes y prestigiosos que han determinado que la “mística” de una institución (en uruguayo, mejor dicho, en oriental, “la camiseta”) es determinante para un buen rendimiento académico. Y a nuestra UTU, mística es lo que le sobra con sus más de 125 años de vida y con la afectividad, el talento y la combatividad de los trabajadores y sus hijos.
3- es necesario fortalecer los Cursos Técnicos de UTU, ya que éstos fueron los más castigados por la “Reforma”; aumentando en un año los cursos de Formación Profesional Superior (FPS) y consolidando las Tecnicaturas propuestas por las ATD. Porque un país productivo necesita una enseñanza Técnica robusta. Y no debemos olvidar que el hecho de que el término “Tecnológico” sea resistido por varios actores de nuestro subsistema se debe entre otros, a que muchos cursos Tecnológicos fueron introducidos quitándole espacio presupuestal a los cursos Técnicos. Este error de la “Reforma” lo estamos pagando aún, ya que como explicábamos la Tecnología y su enseñanza son determinantes para la soberanía latinoamericana.
4- en lo que tiene que ver con las mejoras a los contenidos de todos los cursos impartidos por UTU, así como a la ejecución propiamente dicha de los mismos, entendemos que están ligadas a las mejoras presupuestales, pero también y en gran medida al respeto que el Estado tenga por los docentes, reflejado en mucho, en la estabilidad laboral que éste les garantice. Lo anterior influye en el estado de ánimo del docente que debe ser el mejor de cara a sus estudiantes y además esto repercute en la elaboración de los programas de estudio que deben ser generados con el mayor grado de objetividad y conocimiento posible y no como producto de una correlación de fuerzas determinada coyunturalmente.
5- debemos recordar siempre que:
- somos gente de nuestra querida Universidad del Trabajo del Uruguay
- somos estudiantes y egresados: de los Cursos Técnicos (cortos o medios); de los B.T. y de la Carrera de Ing. Tecnológica; sin otras contradicciones entre nosotros que las generadas por las limitaciones del presupuesto (a veces se ampliaba un curso a costa de otro); es de esperar que éstas disminuyan ya que casi todos coinciden en que el Estado no se debe achicar por el lado de la Enseñanza; por el contrario en el marco de un país productivo inserto en el Mercosur todo indica que dicho presupuesto se ampliaría y con mayor énfasis en la enseñanza industrial
- tenemos mucho en común; somos hijos de trabajadores y somos trabajadores.
- muchas veces partimos de la práctica para llegar a la teoría y a la necesidad de la misma
- concebimos a la práctica y a la teoría en una interrelación dialéctica permanente.
- tenemos un perfil epistemológico propio y reivindicamos nuestro derecho a desarrollarlo con relativa autonomía; (ver hipótesis nuestra sobre autonomía relativa – INET 2003).
- Decidimos desde muy jóvenes desarrollarnos profesionalmente en forma paralela a nuestra vida familiar y laboral; deliberadamente elegimos el camino de no reprimir afectos a cambio de obtener mayores conocimientos; esto a fin de cuentas, ha contribuido al proceso productivo ya que hoy los equipos humanos son imprescindibles y la estabilidad emocional es un buen soporte para los mismos.
- sin duda la verdad es compartida con quienes militan en otras instituciones educativas; pero es nuestra obligación defender “nuestra” verdad como forma de ir llegando con otros a la síntesis que nuestra sociedad necesita
- el respeto por los demás, y por lo diverso, imprescindible para el funcionamiento de cualquier sociedad, ha estado desde un principio presente en nuestro perfil idiosincrático y en el de la Universidad del Trabajo. En ella han convivido y deben seguir conviviendo artes y oficios. El tejedor, el ceramista, el quinchador, siempre tendrán un lugar entre nosotros; un amplio follaje de ramas y especialidades
- que nuestra Universidad del Trabajo del Uruguay ha sido y debe seguir siendo lo más parecido a nuestro monte indígena criollo, no muy alto pero equilibrado, que como el ombú tan bien se adapta a nuestro medio geográfico.
6- y por último, de cara a un mayor presupuesto y a una mayor autonomía otorgados por la nueva Ley de Educación, es recomendable que toda la familia UTU esté unida en torno a programas educativos Técnico-Tecnológicos que acepten todas sus variantes. Aquí es bueno destacar del informe de la comisión “Sistema UTU”, del Primer Encuentro sobre la “Ley de Educación”, organizado por AFUTU, que en el apartado 2, “competencias de la UTU” parágrafo “A” establece como una de ellas a : “la Educación Técnica-Tecnológica en los niveles medios –primer y segundo ciclo– y tercer ciclo, incluida la capacitación como formación en servicio.” Esta unidad y claridad en el planteo, nos dará más fuerza y posibilitará más credibilidad en nuestro proyecto, por parte de la sociedad toda.

Por una Universidad Técnica y Tecnológica
Por una nueva Ley Orgánica para la U.T.U, participativa y con autonomía.
¡Viva la Universidad del Trabajo del Uruguay!

Ing. Tecnológico Profesor Manuel F. Ares